Director Intrant afirma inspección vehicular reducirá accidentes

Santo Domingo.- El director del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), Hugo Beras, resaltó la labor de la inspección técnica vehicular, como uno de los principales elementos para reducir los accidentes de tránsito en el país.

El funcionario explicó que, la inspección a los vehículos no es un tema de transporte público, sino que, es un tema de todo dominicano que posea un vehículo.

Beras hizo referencia a la reciente muerte de una niña de siete años, por el impacto de un vehículo, enfatizado que casos similares se dan por el mal estado de los vehículos.

El director del Intrant, reveló que en República Dominicana ocurren más de 100, 000 mil al año, pudiendo esta cifra reducirse significantemente de llevarse la inspección de manera regular y efectiva.

En ese sentido, criticó las pasadas gestiones llevadas a cabo con dicho proceso, resaltando que, el mismo nunca funcionó porque se hacía mal y era más bien una mafia.

El automotor vehicular, podría catalogarse de muy añejo, tomando en cuenta que de acuerdo con la Dirección General de Impuestos Internos(DGII), a finales del año 2021, de un parque vehicular total del país ascendente a 5,152,448, el 46.06%(2,373,429), tenían más de 23 años de fabricación y el 60.5%(3,119,587) más de 15 años. Hay que destacar, como dato muy importante que del parque vehicular total el 55.8%, o sean 2,874,590 correspondían a motocicletas al 31 de diciembre 2021 y ya para diciembre del 2022 este total se estima en 3,179,296, de los cuales el 40%, tiene más de 23 años de antigüedad. Indudablemente que la conformación de este parque vehicular es un verdadero dolor de cabeza y más aún si además se añade el hecho de que solo el 2.3% corresponde a los autobuses que son uno de los medios de mayor eficiencia en el transporte masivo de pasajeros.

El programa anunciado por el INTRANT, está contemplado en la ley 63-17 y se recuerda la existencia de la llamada ”Revista”, que finalmente debió desaparecer ya que se convirtió en solo un impuesto y negocio para muchos “dominicanamente llamados buscones” sin ningún valor que fuera en beneficio de la mejoría de la movilidad vial del país, ni mucho menos la reducción de los accidentes de tránsito.

 

Compartir Esta Noticia